¡Grande mujer de letras, grandiosa mujer de poder!

Amalia Caballero de Castillo Ledón: ¡Gran mujer de letras, grandiosa mujer de poder!

América Latina, Araceli Aguilar Salgado, Literatura, Mexico
Favor de compartirlo en:

Por Araceli Aguilar Salgado

»Hemos demostrado que tenemos cabellos cortos, pero ideas largas. — Beatriz Castillo Ledó.

Los esfuerzos por concretar paridad en todos los niveles que vivimos en pleno año 2020 comenzaron con pasos muy pequeños de representación femenina hace más de 100 años, a pesar de que la historia de México ha sido fiel testigo durante sexenios completos de la falta de mujeres a nivel de gabinete presidencial, nos referimos a la mujer mexicana que rompió con paradigmas y estereotipos de su época, incansable luchadora social, aguerrida feminista, activista, política, conferencista, escritora y dramaturga funcionaria de primerísimo nivel y diplomática en su visión para el desarrollo de políticas públicas feministas, promotora de la equidad de género, y especialmente por los derechos políticos de la mujer y por las causas del género femenino pero no sólo en un foro nacional, sino que llevó su lucha a los foros internacionales en los que trabajó.

Amalia Caballero de Castillo Ledón nació en Santander Jiménez, Tamaulipas el 18 de agosto de 1898 y falleció en México, D.F. Él 3 de junio de 1986; fue diplomática, ministra, primera mujer Embajadora y pionera política de México por su destacada trayectoria abriría el paso a un gran número de mujeres para ocupar cargos públicos se integró al gabinete presidencial durante la administración del ex presidente (1958-1964) Adolfo López Mateos.
Se distinguió por luchar en favor de la mujer para ello fundó y presidió el Ateneo Mexicano de Mujeres y el Club Internacional de Mujeres (1932). Tras el decreto del presidente Adolfo Ruiz Cortines, el 17 de octubre de 1953, Artífice a esta Reforma Constitucional por reconocimiento del derecho al voto de las mujeres en México.

Obtuvo el título de maestra normalista y estudió la carrera de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 1929, junto con los doctores Aquilino Villanueva e Ignacio Chávez, participó en la creación de la Asociación Nacional de Protección a la Infancia. En ese mismo año trabajó en la creación de la Oficina de Educación y Recreaciones Populares del entonces Departamento Central del Distrito Federal (actualmente Acción Social). Con el objetivo de difundir el arte dramático a todos los niveles sociales (teatro de masas), promovió la instalación de enormes carpas y escenarios al aire libre, como el del Parque México. En colonias populares abrió centros culturales y dentro de las cárceles estableció talleres de artes y oficios. Para las hijas de las reclusas fundó la Escuela Héroes de Celaya, en la delegación Azcapotzalco en el Distrito Federal (DF). También organizó la primera Unión de Actores Teatrales Mexicanos.

En 1936 junto con Luz Vera, Graciana Álvarez, Belén de Zárraga, Julia Nava de Ruizánchez, María Ríos Cárdenas, Otilia Zambrano y Josefina Velásquez, formó el Comité Femenino Interamericano pro Democracia, cuya misión fue apoyar y divulgar los principios de la política exterior de México. Organizó las guarderías para las y los hijos de locatarios de mercados. En 1944 fue miembro titular del Seminario de Cultura Mexicana y realizó los trámites para incorporar la Comisión Interamericana de Mujeres (misma que luego presidió) a la organización de Estados Americanos (OEA), y de 1946 a 1950 la representó ante la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En 1945, en plena Segunda Guerra Mundial participó en la Conferencia Mundial de San Francisco, donde intervino en la consagración de la igualdad de hombres y mujeres en la Carta de las Naciones Unidas. En 1948 fue nombrada presidenta del Sector Femenil del entonces Partido de la Revolución Mexicana (PRM); presidió el comité Coordinador Femenino para la Defensa de la Patria. También en 1948 representó a México ante la OEA y en 1952 fundó la Alianza de Mujeres de México.

En septiembre del 1959, Amalia González Caballero de Castillo Ledón asistió a Dolores Hidalgo, Guanajuato, en representación del Presidente de la república Mexicana Adolfo López Mateos a presidir la ceremonia del Grito de Independencia con ello se convirtió en la primera mujer en encabezar la ceremonia de independencia de México.

En 1964, Amalita, como muchos la llamaban, fue miembro del Consejo Consultivo de la Administración Pública Internacional de las Naciones Unidas. En 1965 fue Representante del Organismo Internacional de Energía Atómica y en 1980 asesora de la Secretaría de Turismo.

Como dato curioso por su inteligencia y personalidad enigmática inspiro a poemas y canciones, Amado Nervo le dedico el Poema “Madrigal” y Eduardo Vigil la canción “La Norteña de mis amores”
Combinó Política, Diplomacia, Literatura, Cultura, Liderazgo mujer admirable que supo combinar sus actividades laborales de manera excepcional, grandeza de la suave patria mexicana entre sus obras que nos legó son los ensayos: Cuatro estancias poéticas y Viena, sitial de la música de todos los tiempos. Los dramas: Cuando las hojas caen (1929), Cubos de Noria, Coqueta, Bajo el mismo techo, Peligro-Deshielo y La verdad escondida (1963).
Por lo que en el marco de los festejos es dibujada magistralmente en la pieza teatral Réquiem para Amalia, escrita y dirigida por Medardo Treviño y actuada por la actriz Angélica Aragón.
Yacen desde el 2012 los restos de Amalia Caballero de Castillo Ledón en la Rotonda de los Personajes Ilustres de la Ciudad de México para ser honrada y recordada por los mexicanos, como una de las más grandes entre las grandes, recordemos sus sabias palabras: “Los Pueblos siente necesidad, en los momentos de angustia o de lucha, de inspirarse en el ejemplo de los puros, los fuertes y los patriotas”.

“No es que fuera la luz que la luz era, es cuando la noche se encendía toda la voz que en el silencio había llevaba la montaña y la pradera.
Y si la voz de su mirada, afuera a toda noche nos amanecía, al interior de nubes de alegría se organizaba toda primavera”
–Carlos Pellicer.

Araceli Aguilar Salgado es periodista, abogada, ingeniera, escritora, analista y comentarista, del Estado de Guerrero, México.

(4 Lecturas)