El plan de Bernie Sanders: Medicare para todos en Estados Unidos. Que nadie quede rezagado

EEUU, Salud
COMPARTIR

Desde la época de Franklin D. Roosevelt ha sido una meta de los demócratas crear un sistema de atención médica universal que garantice cuidados de salud para toda la gente. Toda nación industrializada ha logrado esto. Ha llegado la hora de que nuestro país se una a ellos y cumpla el legado de Franklin D. Roosevelt, Harry Truman, Lyndon B. Johnson y otros demócratas.

La Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés) ha sido un paso críticamente importante hacia la meta del cuidado universal de la salud. Gracias a la ACA más de 17 millones de estadounidenses han logrado obtener seguro médico. Millones de estadounidenses de bajos recursos cuentan con cobertura a través de la elegibilidad expandida para Medicaid que ahora existe en 31 estados. Jóvenes adultos pueden quedarse bajo el plan de salud de sus padres hasta los 26 años. Todos los estadounidenses pueden beneficiarse con las incrementadas protecciones contra límites de cobertura de por vida y exclusiones de cobertura debido a condiciones preexistentes. Bernie estuvo en el comité del Senado que ayudó a escribir la ACA.

Pero en el camino que aún falta por recorrer, debemos edificar sobre los éxitos de la ACA para lograr la meta la atención médica universal. 29 millones de estadounidenses hoy aún no cuentan con seguro de salud y millones más cuentan con cobertura deficiente y no pueden pagar los altos copagos y deducibles cobrados por las aseguradoras privadas que ponen a las ganancias antes que la gente.

Estados Unidos gasta más en atención médica por persona, y como porcentaje de nuestro producto interno bruto, que cualquier otro país industrializado del mundo, incluyendo Alemania, Australia, Canadá, Dinamarca, Francia, Japón, Nueva Zelanda, y el Reino Unido. Sin embargo, todo ese dinero no ha hecho a los estadounidenses más sanos que el resto del mundo. Simplemente, en nuestro sistema de altos costos por cuidados médicos que deja a muchos en el abandono, gastamos más pero tristemente terminamos con menos.

Otras naciones industrializadas están tomando la decisión moral y fiscalmente responsable de proveer atención médica universal a toda su gente — y al mismo tiempo están ahorrando dinero al mantener saludable a su población. Aquellos que dicen que esta meta no es alcanzable le están dando gato por liebre al pueblo estadounidense.

Los estadounidenses necesitan un sistema de atención médica que funcione para los pacientes y los proveedores. Necesitamos enfocar nuestras inversiones federales en el entrenamiento de proveedores de cuidados médicos. Necesitamos garantizar que exista una fuerza laboral robusta en todas las comunidades ahora y en el futuro. Necesitamos edificar sobre la fortaleza de los 50 años de éxito del programa de Medicare. Necesitamos un sistema de salud que significativamente reduzca sus costos secundarios, sus costos administrativos, y su complejidad. Necesitamos un sistema donde toda la gente pueda obtener la atención que necesitan para mantener y mejorar su salud cuando lo requieran sin importar su ingreso, edad, o estatus socioeconómico. Necesitamos un sistema que funcione no sólo para los millonarios y los multimillonarios, sino para todos nosotros.

Bajo el plan de Bernie, los estadounidenses se beneficiarán de la libertad y seguridad que viene de separar finalmente el seguro médico del empleo. Esa libertad no sólo ayudará al pueblo Estadounidense a vivir vidas más felices, saludables y satisfactorias, sino que también promoverá la innovación y el emprendimiento en todos los sectores de la economía. La gente será capaz de comenzar nuevos negocios, quedarse en casa con sus hijos o dejar trabajos que no les gusten, sabiendo que todavía tendrán cobertura de salud para ellos y sus familias. Los empleadores podrán ser libres de enfocarse en manejar sus negocios en vez de gastar innumerables horas tratando de averiguar cómo entregar seguros médicos a sus empleados. Los trabajadores estadounidenses no tendrán que escoger entre negociar por mejores salarios o mejor seguro médico. Los padres no tendrán que preocuparse acerca de cómo proveer seguro a sus hijos. Los estadounidenses no tendrán que volver a preocuparse de perder su seguro médico si quedan sin trabajo, cambian su empleo o trabajan a medio tiempo. Los adultos mayores y la gente con enfermedades serias o crónicas podrán costear los medicamentos necesarios para mantenerse sanos, sin la preocupación de una ruina financiera. Millones de personas no tendrán que volver a escoger entre cuidados de salud y otras necesidades como comida, calor y refugio, y tendrán acceso a servicios que podrían haber estado fuera de alcance, como cuidados dentales o de tiempo prolongado.

En términos simples, el plan de Bernie proveerá a todos los estadounidenses con la sensación de libertad y tranquilidad mental que viene de saber que siempre tendrás acceso a los cuidados médicos que necesites.

EL PLAN, MEJOR COBERTURA

El plan de Bernie creará un sistema de salud universal (de pagador único) administrado federalmente. Un sistema de salud universal significa una cobertura exhaustiva para todos los estadounidenses. El plan de Bernie cubrirá el rango entero de cuidados médicos, desde procedimientos ambulatorios a los que involucran estadía; desde cuidados preventivos a tratamientos de emergencia; atención primaria a especialistas, incluyendo cuidados de larga duración y paliativos; cuidados de la vista, audición y salud dental; servicios de salud mental y de abuso de sustancias; además de recetas de medicamentos, suministros y equipo médico, diagnósticos y tratamientos. Los pacientes serán capaces de escoger un proveedor de cuidados de salud sin preocuparse acerca de si su proveedor se encuentra dentro de la red y serán capaces de conseguir los cuidados que necesiten sin tener que leer la letra pequeña ni tratar de averiguar cómo costear los costos de bolsillo.

LO QUE SIGNIFICA PARA LOS PACIENTES

Como paciente, todo lo que tendrás que hacer es ir al doctor y mostrar tu tarjeta de seguro médico. El plan de Bernie significa no más copagos, no más deducibles y no más peleas con compañías de seguros cuando éstas fallan en pagar los cargos.

PONIENDO EL GASTO EN ATENCIÓN MÉDICA BAJO CONTROL

Nosotros gastamos más que todos los demás países en el planeta y nuestro gasto médico continúa creciendo más rápido que la tasa de inflación. Crear un único sistema de aseguramiento público será un gran avance hacia mantener el gasto en atención médica bajo control. Estados Unidos tiene miles de diferentes planes de seguros médicos, todos ellos fijan diferentes tasas de reembolsos a través de diferentes redes para proveedores y procedimientos, resultando en altos costos administrativos. Dos pacientes con la misma condición médica pueden obtener cuidados muy distintos dependiendo de donde vivan, el seguro médico que tengan, y lo que su seguro cubra. Un paciente puede pagar distintos montos por el mismo medicamento dependiendo solamente de donde éste se obtenga. Los proveedores de cuidados médicos y los pacientes se ven forzados a navegar este complejo y confuso sistema, gastando tiempo y recursos valiosos.

Al trasladarnos a un sistema integral, el gobierno finalmente tendrá la habilidad de enfrentarse a las compañías farmacéuticas y negociar colectivamente precios justos para los estadounidenses. Esto también garantizará que el gobierno federal pueda monitorear el acceso a varios proveedores y hacer inversiones inteligentes para evitar fallas en la entrega de servicios y asegurar que las comunidades puedan acceder a los proveedores que necesiten.

AHORROS SIGNIFICATIVOS PARA FAMILIAS Y NEGOCIOS

El plan de Bernie costará $6 billones menos del costo actual del sistema de salud en los próximos 10 años.

Estados Unidos gasta actualmente $3 billones en cuidados médicos cada año —casi $10,000 dólares por persona. Reformar nuestro sistema de salud, simplificando la estructura de pagos e incentivando nuevas maneras de garantizar que los pacientes estén de hecho recibiendo mejores cuidados, generará masivos ahorros. Ha sido estimado que este plan le ahorrará a las personas y negocios estadounidenses más de $6 billones durante la próxima década.

La familia típica de clase media ahorrará más de $5,000 bajo este plan.

El año pasado, la familia trabajadora promedio pagó $4,955 en primas y $1,318 en deducibles a compañías privadas de seguros médicos. Bajo este plan, una familia de cuatro personas que gane $50,000 al año pagará solamente $466 por año al programa de pagador único, llegando a ahorros de más de $5,800 al año para esa familia.

Los negocios ahorrarán más de $9,400 dólares al año en gastos de atención médica para el trabajador promedio.

El costo anual promedio para el empleador, por un trabajador con una familia que gana $50,000 al año, bajaría de $12,591 a tan sólo $3,100.

¿CUÁNTO COSTARÁ Y CÓMO LO PAGAREMOS?

¿CUÁNTO COSTARÁ?

El plan tiene un costo estimado de $1.38 billones por año.

EL PLAN SE PAGARÁ POR COMPLETO ASÍ:

  • Una prima de salud de 6.2% sobre ingresos pagada por los empleadores. Ingresos obtenidos: $630 mil millones por año.
  • Una prima de 2.2 por ciento sobre ingresos pagada por hogares. Ingresos obtenidos: $210 mil millones por año. Este año, una familia de cuatro que utilice la deducción estándar puede tener un ingreso de hasta $28,000 y no pagar dicho impuesto bajo este plan. Una familia de cuatro personas con ingresos de $50,000 al año, usando la deducción estándar, pagaría sólo $466 este año.
  • Tasas tributarias progresivas sobre el ingreso. Ingresos obtenidos: $110 mil millones al año. Bajo este plan la tasa marginal de impuesto sobre el ingreso sería:
  • 37 por ciento sobre ingreso entre $250,000 y $500,000.
  • 43 por ciento sobre ingreso entre $500,000 y $2 millones.
  • 48 por ciento sobre ingreso entre $2 millones y 10 millones. (En 2013, sólo 113,000 hogares, el 0.08 por ciento más rico de los contribuyentes, tuvo un ingreso entre $2 millones y 10 millones.)
  • 52 por ciento en ingreso por encima de $10 millones. (En 2013, sólo 13,000 hogares, el 0.01 por ciento más rico de los contribuyentes, tuvo un ingreso en exceso de $10 millones.)
  • Gravar las ganancias de capital y los dividendos con la misma tasa que el ingreso laboral. Ingresos obtenidos: $92 mil millones por año. Warren Buffett, el segundo estadounidense más rico del país, ha dicho que él paga una tasa fiscal efectiva menor a la de su secretaria. La razón de esto es que él recibe la mayor parte de su ingreso de ganancias capitales y dividendos, los cuales son gravados a una tasa mucho menor que el ingreso laboral. Este plan pondrá fin a los descuentos tributarios de las ganancias capitales y dividendos para los hogares con ingresos mayores a $250,000.
  • Limitar las deducciones tributarias de los ricos. Ingresos obtenidos: $15 mil millones por año. Bajo el plan de Bernie, los hogares que ganen más de $250,000 ya no podrán ahorrar 28 centavos por cada dólar en deducciones tributarias. Este límite reemplazará otros límites más complicados y menos efectivos en exenciones fiscales para los ricos, incluyendo el impuesto alternativo mínimo (AMT, por sus siglas en inglés), la exención personal de eliminación, y el límite en deducciones desglosadas.
  • El Impuesto Responsable al Patrimonio. Ingresos obtenidos: $21 mil millones por año. Esta provisión gravaría los patrimonios del 0.3 por ciento de los estadounidenses más ricos que hereden más de $3.5 millones a tasas progresivas y cerraría los vacíos fiscales del impuesto al patrimonio.
  • Ahorros en gastos de impuestos médicos. Ingresos obtenidos: $310 mil millones por año. Muchas de las reducciones de impuestos que subsidian al cuidado médico (“gastos tributarios” relacionados con la salud) se volverían obsoletos y desaparecerían bajo un sistema médico de pagador único, ahorrando $310 mil millones por año.
  • Más importante aún, la atención médica provista por empleadores es una compensación que no está sujeta a impuestos de nómina o impuestos de ingreso bajo las leyes actuales. Esta es una exención tributaria significativa que desaparecería efectivamente bajo este plan porque todos los estadounidenses recibirían atención médica a través del nuevo programa de pagador único en vez de recibir atención médica pagada por el empleador.

Bernie Sanders es un candidato Demócrata para Presidente de los Estados Unidos. En 2006, fue elegido al Senado estadounidense después de 16 años como congresista de Vermont en la Cámara de Representantes. Ahora Bernie está cumpliendo su segundo término en el Senado de los Estados Unidos después de ganar su reelección en 2012 con el 71% de los votos.

(23 Lecturas)

Deja un comentario